miércoles, 14 de diciembre de 2011

Curso Arte Tarot: Un mapa del mundo imaginal

Introducción al curso Arte Tarot (Simbolismo psicológico). 
Un artículo de Sergi Ferré Balagué sobre las enseñanzas de Enrique Eskenazi


"Quien no está en condiciones de sentir no puede aprender de las experiencias"
La llave perdida. pag. 166. Alice Miller.

"El corazón tiene razones que la cabeza no entiende"
Blaise Pascal

"El arte es el lenguaje que habla al alma de las cosas"
Kandinsky

"¿Es el amor un arte? En tal caso, requiere conocimiento y esfuerzo"
El arte de amar, Erich Fromm

"El tema no es lo que queremos que sea verdad, el tema es lo que es verdad más allá de lo que queramos o no"
Enrique Eskenazi


El curso de Arte Tarot - Simbolismo psicológico analiza los símbolos de distintas épocas y culturas para profundizar en su comprensión, usando el tarot como hilo conductor. Como su nombre indica relaciona dos conceptos:

a) Arte como "manifestación de la actividad humana mediante la cual se expresa una visión personal y desinteresada que interpreta lo real o imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros"(1).

b) Tarot como un juego, una manera de articular un proceso en marcha que a través de la representación en imágenes dialoga con los símbolos o arquetipos.

¿Qué es un símbolo?


"El símbolo no es un signo artificialmente construido; aflora espontáneamente en el alma para anunciar algo que no puede expresarse de otra forma, es la única expresión de lo simbolizado como realidad que se hace a sí misma transparente al alma, pero que en sí misma trasciende toda expresión" 
"Avicena y el relato visionario", p. 43, Henry Corbin

"Este Arte es el espejo en el cual los hombres inspirados se contemplan y alcanzan a ver su interioridad, a conocer su misterio, de este modo se hace visible lo invisible" 
Raimon Arola

Un signo se refiere unívocamente al objeto que reemplaza, explicando completamente su significado, como por ejemplo señales de tráfico o semáforos. Pero un símbolo en cambio son imágenes (representaciones planetarias, pinturas, poesías, circunstancias de la vida -sucesos sincrónicos para Carl Gustav Jung-...) que señalan a otro tipo de objeto que representan más allá de su inmediatez, mostrando un significado que no agotan en sí(2). Lo que aparece en un sueño no se puede explicar completamente de ninguna otra manera. No puede llegarse a la plena conciencia entre el símbolo y su significado por un acto puramente teórico. Ninguna explicación captará completamente el símbolo(3).

Un signo se puede describir en dos planos, que son verdadero y falso. En cambio un símbolo como podría ser una poesía o la tragedia de Edipo ¿es verdadero o falso? La palabra verdadero no se refiere aquí a un hecho que pasó o que ha existido, sino a que es significativo independientemente de que haya ocurrido nunca. La verdad y falsedad son propiedades del lenguaje. El símbolo no se adecua a ningún hecho porque no tiene valor informativo, va más allá del lenguaje de la verdad y falsedad. 

Por eso el Tarot no es una mera fuente de información (me casaré o no me casaré, encontraré trabajo...) sino que su objetivo es producir en el consultante un cambio de colocación. Es como un despertador, que no te da ninguna información pero te levanta.
Aunque no se dirige exclusivamente a la inteligencia sí la compromete, pero la capacidad intelectual no se basta a sí misma.

La palabra "símbolo" proviene de un verbo griego que significa "unir". Se refiere a dos mitades relacionadas que buscan reencontrarse, como el cielo con la tierra o lo infinito con lo particular. De esta manera podemos entender el símbolo como el reflejo de lo ininteligible en lo inteligible.


Tarot


"El tarot es un tema propenso a todo tipo de supersticiones, imaginaciones y fabulaciones. Hay un halo mítico totalmente falso y falaz de que estas cartas permiten adivinar el futuro y manejar tu vida. Eso es mentira (...) Vean los tarots televisivos y van a ver la representación de la persona histérica que fabula, y es una pena, porque se están acercando a algo que no tiene nada que ver con eso, aunque les podría ayudar si lo miraran seriamente"

"El tarot es uno de los muchos mapas de lo imaginario que describen el tejido de la imaginación"

Enrique Eskenazi. Curso de tarot (2003)

Imaginación

Libro de las maravillas de Marco Polo
Desde que existe el hombre existe en él el ámbito de lo imaginario, y de lo imaginario se desprenden las imágenes y los mitos.
No es lo que yo voluntariamente imagine, sino lo que cuando yo dejo de querer y de hacer fuerza para imaginar, cuando yo dejo de intentar hacer, sale espontáneamente al escenario.
Es muy difícil observar un trozo de fantasía sin interferir, porque requiere aprender a observar el proceso sin dejarse arrastrar pero también sin dirigirlo.
Lo consigues momentáneamente pero por breves momentos, porque enseguida la conciencia interviene como un hábito compulsivo.
Todo lo que yo hago (y me digo "no tengo que pensar en esto" o "tengo que pensar en lo otro") impide que se reconozca lo que se hace en mí.
Pero ¿qué se despierta en mí ante una imagen que me posee? Se anima un mundo que te habita, independientemente de que seas consciente o no, a pesar de que lo quieras o no.

Inconsciente colectivo

Hay causas muy personales que diferencian el proceso imaginativo entre los individuos, pero hay otros que son comunes a todos por el mero hecho de ser humanos. Sí que hay un desarrollo individual, así como nadie tiene las mismas huellas digitales, pero que sea único como ejemplar no implica que no esté sometido a las leyes de crecimiento comunes a la humanidad, a unos mismos modelos colectivos de desarrollo. Por ejemplo solo puedo vivir el tiempo promedio en que vive un ser humano. Estoy con mi individualidad dentro de la naturaleza humana.

En lo imaginario hay una imaginación que no es mía y sólo mía, sino que es la actividad imaginativa del alma humana, sobre la cuál se construye además mi individualidad.

El mapa del mundo anímico

El mundo de lo imaginario existe, pero poca gente ha sido consciente de este universo. Por ejemplo, antes de descubrirse América ésta no existía para la conciencia europea y esto no la hacía menos real.
De hecho no solemos adentramos en el terreno de lo imaginario más allá de los límites en los que está cercado lo cotidiano. Solamente el ratito de fantasía, el de ese recuerdo que pasa por nuestra mente, el sueño de por la noche y no mucho más.

Pero algunos, pocos, han entrado conscientemente en este terrreno y lo han explorado. Así como los exploradores de la Tierra han trazado rutas para que los demás luego podamos ir y volver, ellos también. Los grandes exploradores de la imaginación nos han traído mapas y caminos del mundo imaginal.

Estos son los mitos, captados por grandes artistas, que se dan en todas las sociedades. Aunque hay muchos distintos en las diversas culturas sin embargo sus estructuras son comunes. Aunque ésta sociedad lo explique de una manera y la otra lo nombre con distintas palabras en realidad hablan con diferente lenguaje de una misma estructura.

Hay muchas disciplinas que estudian lo imaginario (astrología, alquimia..) y el tarot es una de ellas. Me permite de un modo ordenado y progresivo hacer viajes en el ámbito imaginario, reconociendo las imágenes existentes.

El tránsito por lo imaginal

La imaginación tiene que ver con la imagen, el ánima, el alma, no el alma cristiana sino lo que nos anima, nos conmueve, lo que nos hace reír o llorar.

Canción sobre el mundo imaginal (4)
El alma tiene cordilleras, precipicios, valles, cascadas, ríos... El que yo no lo sepa no cambia nada, pero si lo sé puedo aprender a moverme en el ámbito anímico, no podré dirigirlo, porque no dirijo a una cordillera, pero conociéndola mejor puedo aprender a atravesarla y buscar el camino más adecuado. También en el ámbito de lo imaginario hay grandes abismos donde te puedes perder, aunque también senderos que si los conoces te permiten atravesar este sitio y acceder a aquel otro.

Por lo tanto lo que nos propone el tarot es poder explorar a través de los símbolos, reconocer lo que de todas maneras está, lo sepa yo o no.

Un mapa me puede llevar a un lugar que yo no sabia que existía y me muestra el camino. Pero no es lo mismo leer un libro sobre ese lugar o escuchar lo que los demás me cuentan, que realmente haber estado ahí. Es verdad que hay rutas, si tengo un mapa puedo llegar, pero no substituye nunca el hecho de hacer el camino.

La función de un mapa es que uno mismo pueda hacer el camino. Aunque yo puedo saber el mapa de memoria y no haber transitado nunca por esos paisajes. Con el tarot pasa lo mismo, puedo tener mucha información de lo que hay en cada carta pero no haber hecho el proceso, y el proceso hay que hacerlo, el proceso de ir reconociendo cómo estás imágenes aparecen en mi realidad cotidiana.

Los arquetipos

Las imágenes que habitan en nosotros inciden en la manera que tenemos de vivir. Por suerte estas imágenes han sido estudiadas y en un lenguaje actual las vamos a llamar arquetipos.
Los arquetipos son tendencias espontaneas a percibir las cosas desde un punto de vista no elegido, tendencias a actuar de una manera, a sentir de una manera y a representar de una manera. Son modos de reacción que no dependen de mi voluntad y que no son solo míos, ni están determinadas por ninguna sociedad ni ninguna educación, sino que son inherentes a la naturaleza humana.
Claro que yo como no lo sé pienso que esto es mío, pero en realidad esto no es mío sino que está en mí.

En el nombre del padre (Jim Sheridan)
Son situaciones por las que todo ser humano pasa, por ejemplo la de ser hijo/a. No hay ser humano que no sea hijo de. En la relación de ser hijo de, independientemente de quien te haga de padre o madre, en la estructura misma de esta relación se dan ciertas tendencias a actuar, a sentir, a esperar y a demandar más allá de la cualidad de tu padre o tu madre individual. 
La experiencia de ser padre o ser madre también es una experiencia colectiva. Claro que cada uno es el padre único que uno es, pero dentro de esta unicidad hay ciertos patrones comunes en la situación de ser padre de. Más allá de que te toque un hijo así o un hijo asá, por el hecho de ser padre se despierta en uno involuntariamente una manera de sentir, una manera de tomarse las cosas que no depende de querer o no querer. Que uno lo pueda expresar de una manera más consciente o refinada ya dependerá, pero esto seguro se despierta.

El cartero siempre llama dos veces
El amor como atracción sexual es otro ejemplo de una experiencia universal. Claro que cada persona cuando se enamora se cree que inventa el amor, pero en realidad estrena algo en su vida que no tiene tiempo, que es eterno, que es siempre igual. Incluso los que todavía no han nacido van a vivir eso mismo aunque no lo sepan. Claro que cuando lo vivan dirán "¡El amor empieza ahora!", pero lo que pasa en verdad es que ellos recién han llegado a ese estadio y que yo moriré pero el amor no morirá, porque el odio no muere, la ilusión no muere, el rencor no muere... Son el lote de cada ser humano, inclusive de todo animal y de cada ser ser de este planeta, que fíjate que poco tiene que ver conmigo una planta pero al fin y al cabo está hecha de la sustancia que yo.

La sustancia de la que estamos hechos no es sólo el nitrógeno, carbono y oxígeno, no estamos hechos sólo de moléculas atómicas (que es el mito de la ciencia), sino que también estamos hechos de la misma materia que están hechos los sueños. Estamos constituidos por lo imaginario, no solo por las circunstancias externas sino por un proceso, independiente de ti o de mí, que acaece en el mundo imaginario, el de la fantasía inconsciente.

La importancia de los símbolos

Por ejemplo, cuando El Emperador se despierta en mí me tomo la vida como un desafío. Cada vez que uno dice "me voy a poner las pilas" cree que es uno mismo el que dice eso. Pero no, es que se ha despertado en nosotros uno que hace que cuando mire las cosas lo haga como si fueran dificultades a vencer. Entonces cuando El Emperador se retira esa cosa ya no se me aparece más de esta manera y aparece alguna otra de las figuras del tarot, porque nunca es el vacío.

La carta del tarot, el arquetipo, la imagen que te habita, es quien mira a través de tus ojos. Tú crees que eres tú, pero tú percibes como percibes porque esta figura te está usando como retina.

Imagínate un dolor muy antiguo, tan antiguo que ya está olvidado y piensas que ya pasó y no hay que mirar para atrás. Uno se puede contar que proviene de que "eramos muy pequeños en casa, mi madre trabajaba como una burra, pasábamos escasez y mi padre se emborrachaba día tras día". Hay un gran dolor con el tema del padre, porque no estuvo, porque no nos cuidó ni se hizo cargo. Pero también hay una gran solidaridad con la madre, que ha sufrido, se ha sacrificado y ha tirado para adelante.
Por supuesto uno sigue y vive su vida y ya no piensa más en esto, pero ha quedado en mí esta rabia hacia aquel ser del que se esperaba una responsabilidad que no asumió.

Imagínate que yo ni me entero de que este odio está en mi. Sin embargo, cada vez que en mi vida aparece una imagen masculina que se escaquea y no se hace cargo yo de antemano siento hostilidad o pasión hacia ella, independientemente de quien sea la persona. Entonces puedo pensar que este individuo de entrada me cae mal o me turba, no sé porqué ¿Pero será por esta persona en particular? ¿O será que cada vez que aparece una persona que trae consigo alguna connotación de figura paterna aparece en mí aparece la rabia y el dolor, quiera yo o no?
En la medida en que esta emoción esté reconocida o negada conscientemente podré expresar el resentimiento o por el contrario me sentiré atraído por esta imagen que aparentemente promete la redención del pasado, pero que inevitablemente actualizará en mí el mismo sufrimiento de siempre.

Claro, que yo puedo no saberlo e ir confirmándome que todos los que ostentan el poder (arquetipo masculino) son una mierda porque en el fondo se rajan. Así lo que yo creo que está pasando afuera me va a pasar una y otra vez porque está en mi mirada, aunque yo no me dé cuenta de que está en mi mirada, y entonces para mí todos los hombres son así. Pero ¿y quiénes son todos los hombres? Cada vez que vuelve a aparecer uno se repite en mí el mismo proceso emocional. Ha llegado el momento de enfrentarte con aquel hombre que no es ninguno de ellos pero que media en todas tus relaciones con ellos. Esto es el arquetipo, el símbolo y la imagen.


 Curso Arte Tarot


 "El tarot pertenece a una tradición que de manera simplificada dice así: Nada salva, ni te va a salvar la fe ni el que creas o no creas en Dios. Puedes creer en Dios e irte al infierno, porque irte al infierno ya es vivir en el infierno en el que estás, y no vas a salir de ahí porque creas o no creas, ni tampoco por lo que hagas. Ni la fe, ni los sentimientos, ni los pensamientos, ni la voluntad por sí redime, libera, despierta. Lo único que vuelve al hombre en el mago que puede ser es la conciencia, el proceso de darse cuenta. Hasta que no te des cuenta puedes pensar lo que piensas, querer lo que quieras, sentir lo que sientas, que seguirás enganchado"

Enrique Eskenazi. Curso de tarot (2003).


El curso se iniciará el 3 de octubre del 2012 a las 19h con una clase abierta de una hora y media de duración en la que se presentará el curso, que prevé una duración de tres o seis meses dependiendo de los objetivos que en ese momento se decidan. En la charla se comentará con amplitud el presente articulo ilustrándolo con ejemplos.

Curso impartido por Sergi Ferré.

Imprescindible confirmar la asistencia a sergiferre75@gmail.com

La dirección del Centro Arte Tarot es C/ Samsó, nº8, bajos, en el barrio de Gracia (Barcelona).
Los metros más cercanos son Verdaguer (L5), Joanic (L4) y Diagonal (L3), aunque también se puede llegar fácilmente con el servicio de bicing o bus.

El curso puede ser seguido online ya que todas las clases serán registradas. Para obtener las claves de descarga ponerse en contacto por correo electrónico.

Notas:
(1) Diccionario de la lengua española. Real Academia Española.
(2) Carl Gustav Jung: "Me parece probable que la esencia propia del arquetipo es incapaz de conciencia, es decir, es trascendente, por ello la defino como psicoidea (semejante al alma)".
(3) Consultar el artículo de Jung: Acercamiento al inconsciente: La importancia de los sueños.
(4) La canción Turisme imaginal de Exóticopop fue compuesta como un homenaje a Enrique Eskenazi, quien aparece en el primer minuto dando una clase que justamente trata de la necesidad de romper con las expectativas, esto sería el mundo imaginado de lo deseado, para estar abierto ante lo que aparece sin más. Efectivamente en sus últimos años Enrique cuestionó la psicología imaginal de J. Hillman a través de la dialéctica desarrollada por W. Giegerich. Puedes descargarte el tema siguiendo este enlace.

Bibliografía:
Transcripción de varios cursos de Tarot por Enrique Eskenazi (1999-2006).
Eskenazi, Enrique. Tarot, el arte de adivinar. 1978. Ed. Obelisco. Barcelona.
Ferré Balagué, Sergi. Historia del tarot. 2011. Arte Tarot.
Ferré Balagué, Sergi. El Tarot en el siglo XXI. 2011. Arte Tarot.
Jung, Carl Gustav. El hombre y sus símbolos. 1964. Ed. Caralt. BCN.
Jung, Carl Gustav. Los complejos y el inconsciente. 1969. Alianza Editorial.
Nichols, Sallie. Jung y el Tarot. 1980. Editorial Kairós.
Schneider Adams, Laurie. Arte y psicoanálisis. 1993. Ediciones Cátedra.
Presentación de la asignatura de Simbolismo en la Facultad de Bellas Artes de la UB, por R. Arola

© Sergio Ferré Balagué, 2011.