miércoles, 27 de marzo de 2013

El fraude del tarot

Segunda entrega de esta serie de vídeos, que en este caso aborda la actualidad del tarot en las lineas esotéricas.



Si hoy en día se menciona al tarot, desde luego no es para alabar el gran servicio que ofrece a la comunidad, sino más bien para denunciar su uso como medio de estafa. Es curioso que se busque en un juego de corte del siglo XV las respuestas a los problemas actuales ¿Cómo vamos a encontrar en las alegorías renacentistas las soluciones prácticas a los problemas contemporáneos, cuando nuestro mundo, desde entonces, ha cambio por completo? ¡Es absurdo! Si el tarot tiene algún interés es por ser una obra histórica, filosófica y artística, de gran sensibilidad simbólica, pero no por ser algo que te vaya a sacar las castañas del fuego.

viernes, 22 de marzo de 2013

Psicología: El proceso del Alma (I)

Este el primero de una serie de vídeos que publicaré quincenalmente sobre psicología.



"Psico" (psique, alma) "-logía" (estudio), es el análisis de los procesos anímicos, o sea, de aquello que te angustia, te excita, te impulsa... pero también de aquello que mueve al mundo.

Llega un momento en que la inquietud, que quizás siempre estuvo ahí, consigue hacerse escuchar, a través de un síntoma, a través de una depresión o a través de la fatalidad.

Si te mantienes fiel a las grandes figuras que dominan tu vida, a través de las cuales buscas "seguridad" bajo el signo de la mano dura, llega un momento en que lo que se espera de ti y lo que realmente hay en ti, te llevan a una contradicción insuperable. Ahí se produce la alienación, la neurosis y, por consiguiente, el sufrimiento ¿Y qué haces entonces con esta patata caliente?

Puedes acusar a la sociedad, al trato recibido en la infancia o a la corrupción de los políticos, pero creyéndote una "víctima inocente" no reconoces tu parte en el juego, en el cual, quieras o no, estás contribuyendo como integrante del espíritu de nuestro tiempo. Por ejemplo, si las revistas hablan de que hay que ser delgado, pues uno quiere ser delgado, o si el mercado habla de que hay que tener dinero o de lo contrario no vales nada, pues uno se rompe la espalda en condiciones injustas para obtener ese dinero, o si sientes que por no tener familia eres una marginado, pues irás en busca de reparar esta ofensa, y todo esto sin cuestionar ni un solo momento los prejuicios que crean estas dolorosas valoraciones, porque esto querría decir cuestionarte a ti mismo. Al fin y al cabo, uno solo quiere pasar de estar abajo a estar arriba, salir ganador, en vez de detenerse por un momento y cuestionar los valores que causan este sufrimiento.

Ante la angustia frente a una ruptura sentimental, un fracaso, o una contrariedad, bien puede ser que busques ser compensado, y mires con desdén cualquier cosa que no te sirva para alcanzar tus objetivos. Si yo ahora te hablo de atender amorosamente a lo que se presenta, sea lo que sea, aunque lo veas como lo peor, me vas a decir que esto no te parece una buena idea. Ahí todavía no te has dado cuenta de que el síntoma no ha venido para que tú lo cambies, sino para cambiarte a ti.

Que te sientas como alguien especial o que te sientas víctima de las circunstancias (que para el caso es lo mismo), solo es una manera de dar la espalda a la realidad, tanto si te buscas excusas interiores como exteriores. Porque la importante no es ni lo que hay dentro ni lo que hay fuera, sino lo que hay en lo que hay entre, las gafas a través de las que miro, en la manera de vivir lo que se presenta.

¿Cómo es que hay situaciones que me sacan de mis casillas cuando a otras personas parece no afectarles? ¿Cómo es que esto otro me obsesiona totalmente o me deja hundido? ¡Qué impotencia cuando esto ocurre! ¿verdad? Aquí hay otro que está hablando, que aunque hable a través de ti no es algo que tú controles, y pide ser escuchado.

miércoles, 20 de marzo de 2013

Arte Tarot: El tarot del siglo XXI

Os presento la primera de mis vídeo charlas sobre tarot.



En ella hablo de la proliferación actual del tarot adivinatorio debido a la incertidumbre económica, cosa que ya pasó en el siglo XVIII, cuando en los salones imperiales, personajes como Etteilla y Mlle Lenormand les echaban las cartas a Napoleón Bonaparte y a Josefina, por la misma razón que hoy en día, a un nivel más popular, se telefonea al tarot televisivo. Pero ¿Hasta qué punto nuestro acercamiento actual a los arcanos no es una manera de disfrazar la realidad en vez de afrontarla tal y como se presenta?

En el vídeo hablo también de la historia del tarot, que empieza en el siglo XV y llega hasta nuestros días, pasando por diversos autores que concibieron distintas maneras de usarlo. Empezó siendo un refinado juego que se regalaba en las bodas cortesanas. Con la invención de la imprenta se popularizó y llegó a las tabernas, pero pronto cayó en desuso. Hasta que el en el siglo XVIII fue recuperado por las sectas ocultistas (La orden Orden Rosacruz, la francmasonería, la Golden Dawn,...) que creyeron ver en él la sabiduría perdida de los antiguos egipcios. Aleister Crowley, Eliphas levi, Arthur Waite, entre otras joyas, vincularon las tradiciones esotéricas clásicas (cábala, astrología, alquimia, ...), con el uso de los naipes, como un compendio de todo el hermetismo.

Fábula del lobo y los tres cerditos
Posteriormente, en la primera mitad del siglo XX, Carl Gustav Jung habló de los arcanos mayores como arquetipos de transformación, lo cual abrió las puertas para un tarot psicológico, que se ha ido desarrollando de un tiempo para aquí, con autores como Sallie Nichols o Enrique Eskenazi.

Hoy en es difícil hablar de adivinación y de soluciones mágicas cuando una realidad implacable nos está engullendo. El mercado manda, y si no hay demanda el trabajo de las personas no vale nada. Los despidos masivos y los desahucios de familias enteras se hacen cada vez más presentes. El lobo anda suelto y no podemos jugar a que todo vale. Es necesario un compromiso, y la misma seriedad que se espera de un cirujano que te va operar a corazón abierto, se espera también de un buen lector de tarot, que sea realmente una persona culta y comprometida con la verdad de su tiempo, y no te venga con fantasiosas promesas de redención, que tienen muy poco que ver con lo que nos toca vivir. A estos, se les lleva el viento.

Nota: Os recomiendo la lectura del artículo relacionado El tarot en el siglo XXI.